26. 11. 2018.

El caso The Globe and Mail: un periódico donde el trabajo valioso y memorable es crucial para sus audiencias

El reto para que los periódicos tradicionales generen nuevos ingresos en sus plataformas digitales, está en el negocio del contenido de calidad. Es ahí, donde está en futuro de la industria y, para lograrlo, el conocimiento de la audiencia es vital, pues siempre habrá un eventual suscriptor dispuesto a leer información de calidad que generen las salas de redacción.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

En el primer día del Digital Media LATAM 2018, realizado por WAN-IFRA en Colombia, el editor en Jefe del The Globe and Mail de Canadá, David Walmsley, compartió el modelo operativo del diario que les ha permitido mantenerse vigentes con un equipo de 226 periodistas.

“Para nosotros, el negocio es el contenido, es ahí donde está el futuro de la industria. El contenido seguirá siendo lo primordial. Si este se asegura, siempre habrá un suscriptor dispuesto a leer”, destacó Walmsley durante su presentación.

Además, resaltó que, en vez de preocuparse por las cifras en las salas de redacción, lo importante es tomar decisiones estratégicas y bien pensadas. “Tenemos que desacelerar todo, hay que ser disciplinado y tener enfoque preciso, generando un contenido valioso para nuestros auditores”, reafirmó.

Para graficarlo, recordó que el 70% de ingresos de los medios está en la publicidad; el 30% en la circulación y el 50% en lo que pagan los lectores. Es ahí donde se debe incidir: “Tenemos que ser más inteligentes sobre las apuestas que vamos a hacer”.

Cuatro claves sobre la visión The Globe and Mail

Durante su exposición, el editor Jefe del periódico canadiense, relató cuatro claves para asegurar el éxito del trabajo que están haciendo:

Ser diferentes:

Un pilar fundamental, es “tratar de traer al mundo a Canadá (…) relatando historias profundas tras el artículo, lo que para nosotros es fundamental para poder explicarnos y darnos a conocer”, agregó la máxima autoridad del periódico.

La confianza:

Otro punto importante, es la confianza en la sala de redacción. “Las únicas salas de redacción, realmente exitosas, son las que confían en sus equipos, unos con los otros”. En segundo lugar, destaca que la confianza de las audiencias es todo lo que tenemos los periodistas. “No hay confianza, sin integridad. No hay periodismo sin integridad”.

Usar el cambio como catalizador:

Siguiendo con su discurso, Walmsley explicó sobre este cambio, en el sentido de cómo ser inteligentes para incorporar las partes exitosas de una transformación cultural en los medios de comunicación.

“Cuando me nombraron editor en Jefe, no cambié mi grupo de editores con más experiencia. En vez, tuve que asegurarles a los editores que nada cambiaría. Hay que confiar en el equipo y eso hay que demostrarlo con las acciones concretas”.

Ante lo cual agregó: “Lo primero que tenemos que hacer es que nuestra sala de redacción esté a la altura de la tecnología. Las labores fundamentales del periodismo no han cambiado, lo que ha cambiado es la carga de trabajo de los periodistas”.

La calidad:

The Globe and Mail está dividido en tres grupos para garantizar la calidad de las historias.

  1. La mesa de audiencias que define la estrategia.
  2. La mesa encargada de recopilar la información, y que incluye gráficos, redactores, “video reporteros”.
  3. La mesa conformada por un grupo de experiencia, que tiene los derechos de formato sobre la plataforma y la hora del día que debe ser publicada la noticia.

El factor humano:

Según la experiencia el Walmsley, se debe equilibrar la carga de trabajo de los periodistas. Esto significa que se debe tener periodistas felices, con familias felices, que den el espacio y el tiempo para pensar de una manera diferente. “Por mi experiencia como editor en jefe, justo cuando necesitamos que los periodistas estén haciendo su trabajo, los estamos presionando al pedirles más información. Por eso, dije ¡basta! Estaba cumpliendo tres labores: alimentar con información a los reporteros, editando sus historias y posicionando sus artículos en las múltiples ediciones. El día nunca llegaba a su fin. Por eso, es importante recordar que la mayoría de los redactores son humanos y el día a día puede afectar esa integridad”

Al término de su presentación en Digital Media LATAM 2018 de WAN-IFRA, el expositor de The Globe and Mail, concluyó que lo importante es que “hay que decidir qué significa una historia y cuándo está listo algo de calidad para las audiencias. No siempre se tiene la misma repuesta, y en ese sentido, queremos ser el dueño de la hoja en blanco, que finalmente se traduce en un trabajo valioso y memorable.

Este artículo fue escrito por Mari Liss Núñez, Jefa de Mesa de Política, Economía e Internacionales de Grupo Epensa, Diario Correo, desde Bogotá, Colombia.

Para más información sobre este y otros temas, escríbenos a WIN.HSA@accenture.com.